Ciclismo, naturaleza, fotografía.

CICLISMO, NATURALEZA, FOTOGRAFÍA, MTB, RUTAS.

viernes, 31 de diciembre de 2010

VENTA LA RUBIA (Ruta fin de año) 30/12/2010

Después de casi  50 años, mis padres se jubilan, no encuentro mejor motivación para realizar la última ruta del año. La idea era salir desde  mi casa en el Bercial y llegar al trabajo de mis padres, en Madrid, muy cerca de la Catedral de la Almudena y del Palacio Real para luego volver de nuevo a Getafe. Mi intención era hacer la ida por la casa de campo y la vuelta por los parques y jardines más significativos de la zona de Aluche. Pero una historia es como se planean las cosas y otra muy distinta es como suceden  en realidad.



A las 10.00  salgo de casa con la misma ilusión con la que un chavalillo queda  en su primera cita con el amor de su vida. No es para menos, hacía tiempo que esta ruta  estaba en mi mente.  Quería presentarme en el curro de mis padres para darles una grata sorpresa antes de que mañana se jubilaran después de una dilatada vida profesional. Muchos años, muchos sacrificios,  toda la vida dejandose la piel, ahora la recompensa a tanto esfuerzo.




Los primeros kms me llevaron por el Barrio del Carrascal, y luego por el barrio de Leganés Norte, siempre utilizando la perfecta red de carriles-bici, con la que esta dotada la ciudad vecina. El día anterior estuve viendo detenidamente las previsiones del tiempo en la TV, en la primera cadena siempre suelen acertar. La inestabilidad de días atrás me hizo dudar a la hora de incluir  en mi bolsillo el chubasquero, al final me fié de las previsiones y salí sin más carga en el malloit. Para hoy precipitaciones nulas en toda la comunidad de Madrid. Por supuesto deje el chubasquero en casa.



Había previsto un par de horas para llegar a Madrid, sobre las 12,00  y un par de horas de vuelta, para estar en casa sobre las 14,00 y comer en familia. Pero hoy todas las previsiones se iban a torcer. Como si en una quiniela, en vez de aciertos todo se convertirán en fallos, errores y desaciertos. El primero darme cuenta que las llaves hallen no viajaban conmigo, igual no me hacen faltan en toda la ruta pero y si las necesitase,  mi primer olvido. Después el carril-bici me llevo por la Solagua, un barrio en prospera construcción en el que muchos de los vecinos de Leganés tendrán su futura vivienda.

martes, 28 de diciembre de 2010

IV EDICIÓN: LOS PARQUES DEL SUR 19/12/2010

Ruta propuesta desde MTB Leganés y Rutas Pitufas. Para esta cuarta edición había dos salidas planificadas, la primera en la estación de metrosur de San Nicasio sobre las 9,15h  con una distancia de 50 kms y la segunda en el parking de Polvoranca para hacer unos 34 kms. Como no me apetecía  madrugar me incorporé en el segundo punto de encuentro.

Foto de grupo en el parque de Polvoranca

Ruta convertida en un clásico de Navidad, nos sirve  para reencontrarnos con compañeros, amigos, y también para conocer nuevos aficionados a este deporte. Hoy lo que menos importaba eran los kms, el desnivel y otros aspectos técnicos. Pese a la lluvia del día anterior la  afluencia   fue  inmejorable alrededor de 60 bikers  se acercaron para compartir y recorrer los parques más significativos de la zona sur. Entre los participantes se  encontraban  grupos organizados como Bicivoladores y también seguidores del Foro MTB,  aparte  de numerosos vecinos de la zona. Aún así eche en falta a otros amigos que por miedo al barro  y las bajas temperaturas se quedaron en casa  desaprovechando una mañana ideal de ciclismo.



Cuando yo me incorporé a la ruta la marcha ya iba lanzada, los compañeros que habían salido de San Nicasio con la fresca llevaban unos 14 kms a sus espaldas, habían recorrido el parque de Arroyo Butarque y Las Presillas, este último en el termino municipal   de  Alcorcón.  Sobre las 10,45 aparecieron en el parking de Polvoranca, como así estaba planificado. Tras los saludos de rigor nos pusimos en marcha recorriendo el  segundo parque de la jornada.



El parque de Polvoranca se encuentra entre las poblaciones de Leganés, Alcorcón, Fuenlabrada y Mostoles, son más de 150 hectáreas dedicadas en su mayor parte al ocio y la naturaleza.  Existe la posibilidad de realizar una gran  variedad de actividades. Además en él se encuentra  El Centro de Educación Ambiental.  En un día como hoy nos pudimos encontrar tanto a gente disfrutando de un paseo matutino, como a otros usuarios pescando en un área restringida, que solo en ciertas ocasiones esta permitido.
Jesús Revuelto se encargó de guiar al  grupeto en todo momento, y tras varios rodeos aprovechando las sendas menos embarradas se hizo la primera parada prevista. En el mirador del lago los sesenta y tantos asistentes al evento nos pusimos de acuerdo para realizar la foto de grupo, allí donde hay un cartel que reza " prohibido dar de comer a los peces y patos" nos colocamos para inmortalizar la cuarta edición de lo que empieza a ser un clásico de la navidad, solo nos faltaban los gorritos de papa noel en la cabeza.

viernes, 24 de diciembre de 2010

EL BERCIAL- FINCA AVICOLA DEL JARAMA 10/12/2010

Muchas ganas de coger la bici, y pocos sitios por donde ir. Los caminos se hacen impracticables, el tan temido barro esta por todas partes. Única opción: la carretera. Mi amigo  Oscar, el "Pequeño", uno de los culpables de mi pasión por la bici y el MTB, me acompaña hoy. Decidimos hacer una ruta en su totalidad por asfalto, ya se sabe: en los días de barro rutas de asfalto.   
   

Así estaban los caminos, impracticables.

                                                   
La ruta comenzó desde el barrio del El Bercial en Getafe, donde Oscar y yo vivimos, sobre las 9,30 de la mañana iniciamos el recorrido, pero nada más salir primer contratiempo, Oscar había olvidado su maletín de herramientas. Mientras él volvía a casa para recuperar la bolsa yo hinché las ruedas un poco más de lo habitual,  a 4 de presión. Siempre que hago carretera las inflo un poco más, para que la bici vaya más veloz, por caminos y en recorridos mixtos las cámaras las dejo normalmente a una presión de inflado de 3,5 bares.


  


Trabajos carril-bici
 


Ya los dos en marcha, comenzamos con alegría y entusiasmo. La idea era llegar hasta Morata de Tajuña y una vez allí evaluar si estábamos en tiempo de regreso, y las fuerzas que nos quedaban para afrontar el Pico del Águila. La temperatura  ideal sobre 10º, el cielo algo encapotado, solo el  tráfico abundante de estas horas de la mañana nos hizo tomarnos con precaución los primeros kms. Al llegar a la Av.Don Juan de Borbón observó que han habilitado un nuevo carril-bici, el anterior discurría sobre la acera y ahora va paralelo a la calle. El ayuntamiento esta haciendo una gran inversión   haciendo nuevos carriles-bici y rehabilitando otros ya existentes.



Por la Calle Fundidores llegamos al polígono industrial  Los Ángeles, por aquí mucho camión y vehículos industriales, el pedaleo se hace peligroso, así decidimos incrementar el ritmo para llegar lo antes posible al Cerro de los Ángeles, lugar especial para todos los getafenses. Está considerado como el centro geográfico de la península ibérica, además, por supuesto, de su connotación religiosa. Cogemos la carretera hacia Perales del Rio, donde sorpresa vemos como se están haciendo trabajos de estructuración para hacer un carril-bici desde Perales hasta el Cerro de los Ángeles. Me parece una idea genial y necesaria, esta carretera los fines de semana se llena de ciclistas haciendo en ocasiones muy peligrosa la circulación, se trata de una carretera con muchas curvas y en varios tramos con señalización de velocidad máxima restringida a 60 kms/h, cosa que la mayoría de los vehículos no respeta.

jueves, 16 de diciembre de 2010

ANILLO ROJO DE LEGANÉS 8/12/2010

Cinco días de puente es complicado encontrarlos, y además todos fueron de lluvía. Pero el miércoles decidí coger la bici, miré al cielo y aunque algo encapotado  no descargaba.  Pensé buen momento para probar mi chubasquero y cubre botas que días atrás me había comprado. Objetivo: No coger camino en ningún caso, totalmente impracticables con la lluvia de dias atrás, coger la carretera lo menos posible e intentar discurrir por los carriles bici de leganés.

Mi ruta comenzó desde el Bercial, sobre las 11,30 de la mañana con un poco de frío y malestar muscular. Pero uno ya se va conociendo y sabe que con el pasar de los kms se va cogiendo calorcillo.
Fui entrando en calor a medida que iban pasando los primeros kms que transcurian por el carril bici del barrio del Carrascal, algún que otro charco y algún que otro perrillo intentaban colarse sobre la alfombra de hojas, que se almacenaban en el carril rojo. Tras cruzar un peligroso cruce hacia el barrio de Zarzaquemada, el carril-bici me llevó por debajo de la estación de la estación de tren.


Así llegué a Leganes Norte por esta zona me encuentré obras  de acondicionamiento para  enlazar este barrio con el parque de la chopera. Por aquí el terreno es en ascenso, en dirección al cementerio, donde por primera vez tengo que levantarme y dar lo mejor de mi para llegar al parque de Butarque, tras haber superado la zona comercial  Plaza Nueva y el campo de fútbol del Leganes. Aquí me encuentro curiosamente en descenso con una señal de peligro que me indica un 13% de desnivel, que suerte hacerlo en bajada  pienso en ese momento. Ya desde aquí atravieso el barrio del Quinto centenario en dirección al Barrio de la Fortuna, un descenso de aproximadamente un km que me lleva directo al centro centro comercial  M-40. 


Pensé que el carril terminaba justo a la entrada del barrio pero me equivoqué aun pude seguir varios metros por él, esquivando a gente corriendo, supongo que ya es archi conocido que hay una máxima en esto. " carril bici para las bicis".Además esta totalmente prohibido para el resto de usuarios.
Hice una vuelta completa a la Fortuna, mi marcador ya en 12 kms, tiempo suficiente para haber calentado las piernas. Ahora tocaba dar un poco de caña subiendo en dirección el barrio de la solagua. Así hice no bajando de 20 km/h.


miércoles, 20 de octubre de 2010

TALAJARA 2010 17/10/2010

Para esta tercera edición se habían planificado dos recorridos, el primero de 125 kms
con salida a las 9,00h, y un segundo recorrido de 80 kms con salida a las 10,00h. En mi primera
participación  me decido por la marcha corta. Esta carrera es una estupenda ocasión para descubrir parte de la Vía verde de la jara y el enclave fluvial del río Tajo.


En una mañana fría pero de sol, nos desplazamos hasta la localidad toledana de Talavera de la Reina donde esta situada la salida y meta de esta carrera popular organizada entre otros por la revista BIKE y El corte Ingles. Varios de mis compañeros de Mtb Leganes habían anunciado su presencia pero solo en  linea de salida me encontré con Rute y Ata. También me habían acompañado en esta oportunidad: Zarza, Oscar "Pequeño", el verdadero impulsor que nos animo a realizar esta prueba, José con sus dudas de siempre y Manzana que se convertiría en el protagonista de la jornada.






Un total de 3000 bikers participásemos en esta tercera edición de la Talajara, divididos acertadamente en dos salidas independientes, los de la marcha corta la iniciamos a las 10,00 de la mañana para completar un recorrido de 80 kms por tierras manchegas. Fieles a nuestra tradición de llegar tarde a la salida, cosa que nos condicionó de manera negativa, al tener que colocarnos al final de la cola.



En la antigua estación de Silos
primer avituallamiento liquido.

Estos primeros kms discurren por recorrido urbano atravesando avenidas y calles lo suficientemente anchas para que las aglomeraciones causadas en la salida se disuelvan. Tras superar estos primeros 4 kms, abandonamos la  zona urbana. Cerca de la Universidad cogemos el GR-113, un camino agrícola, algo bacheado con algún tramo surcado por roderas provocadas por el transito de tractores agrícolas. Se trata de un camino de unos cuatro metros de ancho que posibilita los adelantamientos,
poco a poco vamos ganando posiciones a lo largo del grupo.




Este camino se convierte en un magnifico mirador desde donde podemos contemplar a nuestra derecha el majestuoso río Tajo, con un caudal por encima de sus niveles normales. Las lluvias persistentes de hace unas semanas han provocado que gran parte del sembrado, viñas y barbechos se encuentren adornados de una alfombra de color verde. Transcurridos 20 kms de marcha  a la altura de la localidad de Calera y Chozas, nos encontramos con un desvío. A partir de aquí abandonamos el camino que nos llevaba paralelo al río y en un giro a la izquierda cogemos la vía verde de la jara.






El terreno pasa a ser un compuesto de gravilla y asfalto. En algunos tramos el firme se encuentra bastante deteriorado para lo que suele ser una vía verde. Esta situación hace que incrementemos el ritmo y en seguida llegamos al primer avituallamiento  liquido del día. En el apeadero de Silos nos encontramos una decepcionante sorpresa. Tenemos que rellenar nuestro bidón con agua procedente de cisternas, con lo bien que hubieran quedado poniendo unas latas de refrescos o botellas de agua mineral. Breve parada de cinco minutos y continuamos disfrutando de las vistas que nos ofrece la vía verde de la jara. Vamos pasando por un bosque a las orillas del río Tajo, que en época de caza nos puede regalar suculentas piezas.






Por esta zona atravesamos un par de túneles, la organización había anunciado que estarían balizados con luces químicas, pero yo no vi ni rastro de esas linternas. En concreto un oscuro túnel de más de 300 metros antes de llegar al embalse de Azutan me pareció algo peligroso, puesto que en ningún momento pude ver el suelo por donde transitaba. A su salida nos encontramos con una de las atracciones de la marcha,  un viaducto nos hace volar sobre las aguas del Tajo. Este es un momento de lo más bello, donde podemos observar en todo su esplendor el valle del Tajo. Llevados 35 kms de marcha nos despedimos de  la Vía verde, realizamos un giro brusco hacia la izquierda en dirección Belvis de la Jara. El terreno sufre un cambio radical, hasta este momento habíamos ido por terreno llano sin ningún desnivel apreciable con el firme en buenas condiciones. Pero fue salir de la vía verde y comenzó lo bueno. 





Deambulamos por senderos estrechos y pedregosos,  el trazado es un continuo subir y bajar  a modo de rompe piernas. Antes de llegar a Belvis de la Jara me sucede un contratiempo. En uno de los descensos más peligrosos y pronunciados de la jornada doy con mis huesos en el suelo.  Íbamos todos tirando de freno a un ritmo muy lento, pensé entonces que lo mejor sería abrirme hacia la derecha para poner en marcha mi poca maestría en descensos, pero mi nula técnica en estas zonas me llevó a meter la rueda en una grieta con tan mala suerte que al intentar recuperar el equilibrio otro biker se incrustó contra mi, dejandome caer finalmente en medio del camino, por suerte solo fueron unos rasguños, aunque por momentos el desanimo hizo mella en mi.



A la entrada de Belvis de la Jara,  José sufre un pinchazo que con ayuda de Oscar "Pequeño" consiguen reparar en el menor tiempo posible. En este punto esta situado el avituallamiento solido, los vecinos de la localidad nos obsequian con el guiso típico de la comarca, "Jaralca", que en realidad son patatas guisadas con carne. Los pocos puestos existentes provocan una cola inmensa,  la gran multitud de bikers esperando su turno hacen desesperante este momento tan ansiado. Después de más de 40 kms en las piernas  lo que menos apetece es una espera de más de media hora para recoger la comida. Esta situación tan caótica no debería repetirse en futuras ediciones.




La subida al Alto del Burro, donde todos
pusimos pie a tierra, practicando el empuja-bike

Más de una hora estuvimos parados en el avituallamiento solido, esperando en la cola, comiendo, descansando, dialogando, etc.. además yo aproveché en un puesto ambulante de la cruz roja para curarme la herida en la rodilla. Hasta este momento todos habíamos ido bastante juntos, bien es cierto que cada uno a su ritmo, pero sin que nadie se distanciara lo suficiente como para perder el control visual. Zarza fue el único que hizo su propia Talajara, al salir de Belvis de la Jara le llame por móvil, estaba a punto de llegar a meta, él acabaría en el puesto 74 de la clasificación.





Pero fue salir de Belvis de la Jara y todo cambió. Oscar "Pequeño" y José salieron del pueblo con ganas de darlo todo, incrementando el ritmo descaradamente, mientras que por el contrario Manzana y Ata habían aminorado la marcha. Yo me encontraba bien, después de unas semanas con tendinitis en la rodilla derecha, hoy las molestias habían desaparecido, ni siquiera los rasguños producidos en la caída me entorpecían. Decidí probarme e ir a tope detrás de mis amigos.



Tras unos momentos de indecisión, me quedé entre dos aguas, por delante se me escapaban Oscar y José, que ya no volví a ver hasta meta. Pero por detrás Manzana y Ata cada vez perdían más terreno. Finalmente decidí esperarles antes del ascenso al alto del Burro, un pequeño monte de apenas 600 metros de altitud, que si no fuera por las enormes piedras que recubren su firme sería factible ascenderlo en bici. Aquí todos los participantes tuvimos que recurrir al empuja-bike para coronar su cima. Sería esta la única vez que necesitase de esta técnica para superar las duras rampas que nos fuimos encontrando por esta zona.




Manzana me comenta que no se encuentra  bien, había pasado toda la noche orinando sangre y que solo la motivación personal de realizar la Talajara había sido suficiente para venir. Intento animarle, se que es difícil en circunstancias así, pero en momentos como este es cuando hay que sacar la raza y tirar de orgullo. Otros con un cólico nefrítico ni se hubieran levantado de la cama, sin embargo él estaba sufriendo, pasándolo mal, pero también perseverando en el intento. Aunque en su interior lo que más deseara era llegar a meta con la satisfacción de haber cumplido el objetivo.











Decidí entonces que lo mejor sería quedarme al lado de Manzana y terminar la prueba junto a él. Íbamos a un ritmo bastante lento, así que le planteé hacer el resto de subidas cada uno a su manera. Yo le esperaba en las cimas mientras que él aparecía la mayoría de las veces empujando la bici. De vez en cuando nos íbamos encontrando con Ata que tampoco iba sobrado.


Durante toda la carrera me fui encontrando con multitud de participantes algunos de carácter esperpentico, como un padre ofreciéndome a su hija para tomar una copa, una chica que iba anunciando masajes de fisioterapia, un abuelete con una bici del año 8, una persona disfrazada de batman y alguno más que no logro recordar, la verdad es que me alegraron el camino. Antes de llegar a Alcaudete de la Jara tuvimos que poner especial atención en un descenso algo peligroso debido a la gran cantidad de piedras sueltas. La entrada al pueblo fue de lo más emotivo,  gran cantidad de vecinos se habían echado a la calle para aplaudir y animar a todos los supervivientes de Talajara. Después de tantos kms en ruta se agradece ver gente apoyando de esta manera. A partir de aquí los caminos estuvieron algo saturados. Este fue el momento donde se juntaron las dos marchas, así ambas compartian el último tramo de carrera.




Pasados unos altos llegamos a Membrillo, un pequeño pueblecillo donde su hospitalaria gente tenia preparados bocadillos y alguna bebida típica de la zona para saciar nuestra sed. No hizo falta, en esta localidad se encontraba el tercer avituallamiento liquido y el último antes de llegar a Talavera. Breve parada para recuperar fuerzas y rellenar el bidón. Ata nos esperaba sentado en la fuente del pueblo refrescandose con un "pawerade". A él también se le había echo bastante dura esta segunda parte del recorrido.




Por los altos de Mechacon antes de llegar a Talavera de la Reina transitamos por trazados en continuo rompe piernas, subidas y bajadas, en alguna de ellas con caídas espectaculares. Yo como siempre veo innecesario correr el riesgo de ir jugandomela en cada descenso para ganar un mísero tiempo, cuando en realidad el disfrute lo obtengo en las subidas. Con esta premisa realicé los descensos, con mucha precaución. En lo alto de un monte, a lo lejos divisamos los edificios y siluetas de Talavera, los ocho kms finales son bastante llanos. Los tres aprovechamos para incrementar el ritmo, incluso Manzana en algún instante hace alardes de gran rodador, como si su calvario personal hubiera finalizado. Seguramente la proximidad de la meta le daba fuerzas para proseguir.



La entrada a Talavera de la Reina la realizamos a través del puente romano, por el barrio de Santa María, en dirección al recinto ferial, antes de llegar a meta en una revuelta nos espera Zarza que nos acompaña en el km final. En linea de meta Manzana y yo pasamos triunfantes al estilo Lemond-Hinoult, después de 80 kms realizados a una media de 16 km/h en 4h 50m (tiempo sobre la bici), mientras que Oscar "Pequeño" me hacia una foto pasando el umbral, foto que por otra parte jamas llegué a ver.


Poco después apareció Ata, que en los kms finales perdió alguna posición. Manzana llegó,  homenajeando al gran "Perico Delgado" con su malloit del Reynolds, cumpliendo su reto personal, desgraciadamente su condición física y el malestar renal le impidieron disfrutar de la carrera y su entorno, En linea de meta coincidimos con Rute, ya duchado y listo para volver a casa, este es de otra galaxia.  


Mi primera Talajara me deja un buen sabor de boca, el recorrido me pareció de lo más acertado, una primera parte fácil incluyendo la vía verde de la jara con maravillosas vistas al río Tajo, y después de Belvis de la Jara un trazado algo más complicado ideal para los amantes del mtb. Solo señalar la subida al Burro, me pareció que sobraba. Es normal bajarse de la bici para atravesar un arroyo o saltar una cancela, pero hacer empuja-bike durante medio km en pendiente ascendente con multitud de pedrolos me parece de lo más innecesario para este tipo de marchas.



El evento estuvo bien organizado, todos los cruces y caminos perfectamente señalizados. Algún vehículo de asistencia mecánica y en los avituallamientos no falto comida ni bebida. El punto negro de la jornada estuvo en Belvis de la jara en el avituallamiento solido, donde las aglomeraciones se sucedieron, tardando excesivo tiempo en recoger la comida, que por otra parte estaba bastante buena. Al final bolsa con regalos y camiseta conmemorativa, igual para la siguiente edición estaría fenomenal un malloit con los distintivos de las marcas publicitarias. El carácter no competitivo de la prueba y las circunstancias nos hicieron finalmente clasificarnos por debajo de nuestras espectativas, pero esto era lo de menos, lo más importante como siempre fue pasar un día estupendo rodeado de compañeros y amigos practicando el deporte que nos une.

domingo, 3 de octubre de 2010

Puerto de CANENCIA por el CAMINO NATURAL DEL VALLE DE LOZOYA. 2/10/2010

El  enclave del valle de Lozoya es un  paraíso único a solo una hora en coche de Getafe. De una belleza inigualable dentro de la comunidad de Madrid, desde hace  semanas me había estado informando sobre la existencia de un camino que recorre todo el valle. Además  tenía muchas ganas de descubrir el ascenso al puerto de Canencia desde la vertiente de Lozoya. Así convencí a mi amigo  Fernando "Zarza" para que me acompañará en esta empresa.

 Panel en el pueblo de ELCuadrón, en él están reflejadas las 5 rutas
que se pueden desarrollar por el camino natural del valle de Lozoya


La ruta la iniciamos desde el pueblo de El Cuadrón, a escasos metros de su Oficina de Turismo, donde nos trataron muy bien, dar las gracias a la señora que nos atendió que además me proporcionó una pequeña botella de agua, porque una vez más mi cabeza  hoy voló, se me olvido el bidón. Un día se me olvidará la bici. Aquí estuvimos diseñando la ruta, viendo las posibilidades sobre los mapas.

Todo el camino esta perfectamente sañalizado y balizado.

Nada más salir cogemos  el camino natural del valle de Lozoya, se trata de un camino que recorre todo el valle, desde El Cuadrón hasta el Puente del Perdón en Rascafría, desde él también se pueden acceder a otros recorridos. Se compone por cinco itinerarios o rutas complementarias, que ofrecen la posibilidad de conocer la vertiente sur del Guadarrama, un valle salpicado de ermitas ocultas entre pinares centenarios, que cuenta con la presencia constante del río Lozoya, y una rica biodiversidad en la que destacan especies tan amenazadas como el águila imperial o la Graellsia, una mariposa nocturna única en el mundo.

Recorrido del camino natural del Lozoya desde El Cuadrón
a Rascafría, la zona en rojo es de fuerte pendiente.

Al iniciar la ruta lo primero que me llama la atención es  la composición del camino, de un material pedregoso, algo ajeno completamente a la naturaleza del entorno. El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino  hizo una gran inversión recuperando a través de la plataforma IMBA este camino, dotándolo de balizamiento y señalización, pero también puso un firme de zahorra compactada en diversos tramos del camino. Para los más puristas del MTB, esto es un autentico sacrilegio, una barbarie, algunos lo han llamado la autopista del valle. Personalmente me parece muy acertado el tema del balizamiento y la señalización, así estamos localizados en todo momento, sabemos los kms que nos quedan para llegar al destino y por donde circulamos, pero es cierto que el material empleado para alisar el terreno no es el más adecuado, los diversos pedrolos se hacen peligrosos en tramos de bajada y también hay demasiados chinarros que en rampas de subida hace que la rueda trasera no traccione y tienda a derrapar. El peculiar color gris azulado del material  nos hace que distingamos en todo momento la trayectoria del recorrido, algunos les gustará y otros han puesto el grito en el cielo.

martes, 28 de septiembre de 2010

LA SIERRA DE LA MORCUERA 27/9/2010

Para realizar la primera ruta de otoño nos desplazamos hasta la localidad de Miraflores de la Sierra, verdadero epicentro desde donde parten numerosas rutas. La Sierra de la Morcuera ofrece a los ciclistas de montaña multitud de opciones, gracias a la gran cantidad de caminos y senderos que recorren los puertos de La Morcuera y de Canencia. Acompañado por Oscar "Pequeño", Alberto "Australian Boy" y Jose recorreremos un itinerario clásico de la sierra madrileña.


Oscar, Jose, Alberto y yo en la cima de LA MORCUERA.

Sobre las 10,30 iniciamos nuestra andadura por la Sierra de la Morcuera, desde la plaza del pueblo partimos con dirección M-611, la carretera que asciende el puerto de la Morcuera, metros más adelante abandonamos esta vía para coger el camino que nos lleva a la fuente del cura. Hoy haremos la subida por camino (técnicamente llamado PR-12). Antes de llegar a la fuente tenemos un km aproximadamente en descenso para luego girar a la izquierda y atravesar un puente que nos hará salvar un pequeño arroyo. Desde aquí parten varios caminos, uno de ellos nos llevaría al embalse del Vellón, hace unos años acompañado por mi mujer recorrí esta senda y ya me pareció duro hacerlo a pie. Nosotros seguimos por la pista principal de frente. No tiene perdida al ser la única asfaltada, situación que desaparece unos metros más adelante cuando el firme pasa a ser de tierra con muchos pedrolos, cosa que en principio tampoco molesta en exceso al ser la pendiente bastante suave.


Pista de ascenso a la Morcuera, PR-12

El calor empieza apretar, mis compañeros con ropa de abrigo comienzan a sentir sudores y la fatiga propia de una subida cada vez más complicada. Yo al contrario con manga corta, me siento satisfecho de mi elección. Llevados 4 kms de ascensión tenemos que desmontar para atravesar una cancela para después realizar un giro a la derecha y encarar la parte más dura. De seguir recto llegaríamos a la Hoya de San Blas, otro recorrido mítico del mtb madrileño, pero esto es otra historia. A continuación la pista va ganando altura a través de una sucesión de zetas por donde nos encontramos las pendientes más duras. Por aquí observó como  Jose y Alberto "Australian Boy" sufren para seguir nuestro ritmo, incluso alguno de ellos tiene que echar pie a tierra para no perder el equilibrio sobre la bici. Esta parte del terreno es muy irregular con mucha piedra suelta y matorrales sobre el firme que dificultan el pedalear. Nos encontramos en pleno robledal de la Najarra, el lugar ideal para respirar a fondo y contemplar uno de los más bellos bosques de la Sierra de Guadarrama. En un principio Oscar "Pequeño" aguanta mi ritmo pero poco después miro hacia atrás y me percato de que mi amigo tampoco tiene su mejor día. El resto de la subida la realizo en solitario disfrutando de unas vistas espectaculares.


A mitad de subida el robledal desaparece dejandonos
vistas impresionantes a la Sierra de la Morcuera

La subida al puerto de la Morcuera por camino desde Miraflores de la Sierra por el denominado PR-12, es una ascensión larga de casi 14 kms, realizada por pista con una pendiente constante que no da tregua hasta el final de la misma cuando desemboca en la carretera. El último tramo de subida tenemos que hacerlo por la M-611, la carretera que une Miraflores de la Sierra con Rascafría. Los más intrépidos pueden intentar ascender hasta el mirador por una trialera, aunque esta opción es más recomendable realizarla en descenso. Los 2 kms finales pese a ser por asfalto, me resultan de lo más incomodo, decido meter el platillo y un piñón mediano para no pasar agobios. Pese a bajar el ritmo considerablemente, miro hacia atrás y ni rastro de mis amigos. Unos minutos después corono el puerto de la Morcuera por tercera vez. Hace tan solo unas semanas lo había ascendido por su cara norte, por el camino RV6, y la primera vez que lo subí fue hace más de un año por la carretera. Comparando unas subidas con otras y las sensaciones que me dejaba esta ultima en particular, quizas el recorrido que acababa de realizar sea el que tenga menor dificultad.



Desde la cima se pueden contemplar con total claridad las cumbres más altas de la zona, el pico de la Najarra, y Cabeza de Hierro los dos con más de 2.000 metros. Esperando la llegada de mis colegas, junto al cartel de la Mancomunidad del valle de lozoya me encuentro con dos bikers, con ellos mantengo un dialogo fluido comentando sus monturas, uno de ellos lleva una BH, que en rebajas le costo casi 1800€, donde lo más curioso es observar que carece de tija, esta es una prolongación más del cuadro, que tuvieron que cortar para dejar a medida. El otro lleva una cannodale donde lo más llamativo es su suspensión, de un solo brazo, ¡realmente muy curioso!, que le había salido por un pastizal, y yo con sentimiento de culpa por haberme gastado 1200€ en mi trek.






Oscar "Pequeño" llegando al Puerto de la Morcuera


Jose,  llegando al Puerto de la Morcuera



Alberto "Australian Boy" llegando al Puerto de la Morcuera


Casi un cuarto de hora después apareció Oscar "Pequeño", confirmando que los puertos de gran longitud no son su mejor baza, esta vez se quedo esperando a Jose y Alberto en la valla justo antes de comenzar el tramo final de carretera. Un luchador "puro y duro" como Oscar que siempre nos había inculcado la filosofía de la competición, de estar en plena forma jamas se hubiera detenido en medio del puerto. Metros después le siguió Jose que completo una buena subida que le llena de moral de cara a la siguiente Talajara. Para reencontrarnos con "Australian Boy" tuvimos que esperar casi media hora. Con cara de sufrimiento pero también de plena satisfacción coronó Alberto su primera Morcuera, un gran aficionado al mtb, que en los últimos tiempos se ha dedicado más a su faceta como jugador de baloncesto.



Pese a mi lesión en la rodilla, las sensaciones son muy positivas, había realizado toda la ascensión con la ayuda de una venda elástica que había cumplido su función, la de amortiguar mi dolor. Tras descansar un poco, ¡yo ya estaba aburrido de esperar!, iniciamos el descenso, apenas un km por la carretera dirección Rascafría, en la segunda revuelta la abandonamos para coger a la derecha el GR-10, un camino que no dejaremos hasta llegar al área recreativa del puerto de canencia.






Se trata de un camino muy transitado por senderistas y montañeros, desde donde se puede entroncar con otros itinerarios como la pista que en descenso nos llevaría a la "Majada del Cojo", o al monte del "Espartal", por esta parte del recorrido se hecha en falta un Gps que nos indique el trazado a seguir, puesto que varios cruces de caminos nos ponen en duda, las buenas gentes que nos encontramos por estos lares nos sacan del apuro mostrándonos la dirección correcta.






El camino avanza entre densos pinares que en alguna ocasión se abren para que podamos observar las cumbres del puerto de Navafría e incluso las primeras crestas de la sierra de Ayllón. A lo largo de este tramo podemos sentirnos unos previligiados al contemplar una panorámica espectacular de la vertiente norte de la Cuerda Larga. A la altura de la moderna construcción del centro de naturaleza de El Hornillo comenzamos un descenso que algunos les hará disfrutar y a otros nos pondrá en alerta al divisar el inmenso barranco que se abre a nuestra izquierda. Este agradable paseo por la cara norte de la sierra de la Morcuera finaliza tras sortear una cancela que da acceso al puerto de Canencia.






En el área recreativa del puerto de Canencia rellenamos los bidones en su famosa fuente de piedra, y tras un breve descanso seguimos nuestro camino por la M-629 la carretera que nos llevará hasta Miraflores de la Sierra. Los más audaces y valientes se lanzan en un descenso vertiginoso, yo como siempre prefiero ser más cauto y moderado. Son 8 kms hasta enlazar con la plaza del pueblo donde finaliza la ruta después de 33 kms.




Ruta corta diseñada para disfrutar de las espectaculares vistas que nos ofrece la Sierra de la Morcuera, transitado por la ladera de los Puertos de la Morcuera y del Puerto de Canencia. Para terminar lo mejor es reponer fuerzas en cualquier terraza al aire libre que nos podemos encontrar en la calle principal de Miraflores de la Sierra, como así hicimos nosotros degustando un buen jarreo de cerveza con tapas. Merece sobradamente la pena perder una hora en coche y llegar a la sierra de Guadarrama para divertirse con la bici y los amigos.