Ciclismo, naturaleza, fotografía.

CICLISMO, NATURALEZA, FOTOGRAFÍA, MTB, RUTAS.

lunes, 28 de febrero de 2011

LEGANÉS- EL ESCORIAL 26/2/2011

Con la intención de realizar el mayor número de kms posible me embarque en esta ruta diseñada para ir preparando el soplao. En el parking de polvoranca nos dimos cita nueve compañeros de MTB Leganés capitaneados por Ruteriño, que nos hará de guia durante todo el recorrido.


A los 8,00 de la mañana iniciamos la ruta, primero vamos atravesando el parque polvoranca hasta abandonarlo por el puente que nos eleva por encima de la R-5, así pasamos al termino municipal de Alcorcón, población por la que circularemos durante algunos kms recorriendo sus calles principales. Por fortuna a estas horas de la mañana el tráfico es escaso y no molesta nuestra andadura. Por detrás del centro comercial Tres Aguas cogemos un camino en buenas condiciones que nos conducirá cerca de Boadilla del Monte.





Pronto me doy cuenta que esta ruta no iba a ser ningún paseo. Vamos circulando en todo momento por encima de 25 km/h. De momento el terreno acompaña y voy aguantando a cola de pelotón, esforzando mi motor poco aconstumbrado a este ritmo tan elevado. En seguida alcanzamos la "Ciudad del Santander" y atravesamos la M-50 por otro puente. Un par de kms después alcanzamos la urbanización El Bosque donde unos chalets nos dan sana envidia.





El tramo entre la urbanzación El Bosque y Guadamonte es bastante técnico, en varias ocasiones tenemos que desmontar y recurrir al empuja-bike, que nada me gusta. Se trata de un tramo divertido pero también exigente que discurre entre los montes de Boadilla, con subidas y bajadas cortas pero muy pronunciadas. Buena parte de este trazado va paralelo al río guadarrama, lo que provoca que en ocasiones nos encontremos con barro en nuestro camino, además en ciertos momentos tengamos que vadear algún arroyo.

viernes, 25 de febrero de 2011

SANCHINARRO- GUADALIX DE LA SIERRA 20/2/2011

La ruta culminará en Guadalix de la Sierra donde llegaremos utilizando el carril bici del norte, que es una magnifica forma de unir la capital con la sierra madrileña. Entre medias atacaremos el cerro de San Pedro, que por su particular ubicación nos ofrecerá unas vistas impresionantes. Después volveremos a Sanchinarro uno de los barrios emergentes de Madrid.


Alzando la vista al frente encuentro unas
sensacionales vistas a la Sierra de Guadarrama.

A las 8,30 había quedado con mis amigos en la entrada principal del  El Corte Inglés de Sanchinarro, centro comercial que todo nuevo barrio que se precie debe tener. La primera sorpresa que me encuentro fue ver entre los asistentes a Emilio "Remo", un gran aficionado al mtb, que por su poco tiempo disponible y varias lesiones consecutivas hacía tiempo que no se unía a una ruta. Tras preparar la bici y los saludos de rigor iniciamos la marcha. Una densa y molesta niebla nos iría acompañando durante buena parte del recorrido, reduciéndonos la visibilidad a escasos doscientos metros. Pero también la condensación de gotas de agua en suspensión provocaba que de vez en cuando tuviera que parar a limpiarme las gafas completamente empañadas. Estos primeros kms vamos atravesando dos grandes barriadas de la periferia de la capital, primero el pau de Sanchinarro y después Las tablas, siempre usando el carril bici disponible por estos lugares, hasta llegar en Montecarmelo a enlazar con el famoso anillo verde.









El anillo verde es una magnifica forma de unir a través de estas pistas barrios y distritos hasta entonces dificiles de enlazar, son casi 65 kms que circunvalan Madrid, donde los peatones y las bicicletas comparten  la vía. Dejando para otro momento más adecuado completar una ruta por el anillo verde, circulamos por este hasta llegar al p.k 58  donde bien señalizado en un poste de color morado nos indica el lugar de enlace con el carril bici del norte, o como muchos otros lo llaman el carril ciclista de Colmenar Viejo, dado que serpentea la carretera que llega a dicha localidad.
 Una pasarela nos hace elevarnos por encima de la  carretera M-607, justo al salir nos encontramos enfilando el carril bici del norte, que no abandonaremos hasta llegar a Soto del Real. Durante un par de kms tendremos dificultades al cruzarnos con otros ciclistas en sentido contrario, puesto que circulamos por un tramo algo estrecho, además pasamos algunos túneles que tienen poca visibilidad, esto unido a la espesa niebla hacen de estos pasos inferiores un momento peligroso de la marcha. A partir del cruce de Alcobendas esta situación desaparece.



Puente del Goloso, a nuestra derecha queda la Unidad Acorazada.


A la altura de la Academia de Policía nos encontramos con una veintena de vehículos estacionados donde varios aficionados a este deporte preparan sus bicis para echar a rodar. Un domingo tras otro este recorrido se convierte en un hervidero de ciclistas deseosos de probar sus máquinas y pasar un buen rato entre amigos. Ya desde el comienzo vemos como Emilio "Remo" no se encuentra bien,en cada ocasión que forzamos el ritmo él se iba descolgando, lametablemente su inactividad le pasa factura.  Este carril bici es una magnifica manera de enlazar el área metropolitana de Madrid con la sierra de Guadarrama, este tramo ha dado una conexión segura a los ciclistas que pretenden salir de la capital para después ascender los puertos de Morcuera, Canencia, Navacerrada o como en nuestro caso el Cerro de San Pedro.





















Esta espectacular estructura se terminó a mediados del 2006 deshabilitando el anterior carril-bici que transcurría por el arcén de la carretera de Colmenar Viejo, el tristemente conocido como "carril de la muerte" donde desgraciadamente varios ciclistas perdieron la vida atropellados por vehículos que circulaban a gran velocidad. Esta nueva construcción se encuentra segregada totalmente del tráfico a motor, va serpenteando la M-607 a un lado y al otro de la calzada a través de túneles y puentes, lo que en principio podría resultar un recorrido algo monótono, se convierte en un trazado bastante atractivo gracias a los toboganes que nos vamos encontrando y su trazado rompe piernas.   A mi entender algunos aspectos se podrían mejorar en este carril bici. Por un lado la difícil accesibilidad desde otras carreteras y caminos, parece mentira que el único acceso realmente fácil sea el de Colmenar Viejo por la M-625. El resto de conexiones deberían mejorar. Pero el aspecto más negativo es que el carril-bici termina en Soto del Real cuando la mayoría de ciclistas lo utilizan para ascender los puertos de montaña más importantes de la sierra. Lo ideal sería prolongar el carril bici hasta Miraflores de la Sierra, así se evitaría circular por la M-611 una carretera muy peligrosa que da unión a ambas poblaciones.








Las reiteradas paradas para esperar a Emilio nos hacen ir  lentos y en mi caso sentir una sensación de frío y humedad. Cuando pasamos El Goloso le comento a Zarza que voy a tirar para delante. Necesito ir marcando un ritmo más alto para ir entrando poco a poco en calor. Pronto llego a Tres Cantos, mi cuerpo va adquiriendo su temperatura adecuada. Hasta llegar a Colmenar Viejo el trazado es un autentico rompe piernas pero siempre ganando altura, algunos fuertes repechos me hacen levantarme de la bici pero con satisfacción observo como mi pedalear va a más, esto me permite incluso ir adelantando a varios ciclistas, intento no picarme con ellos pero es difícil marchando solo.
Me encuentro desorientado, la niebla y algunos cruces me hacen dudar, pregunto a un ciclista cuanto me queda para llegar a Colmenar Viejo y con asombro me comenta que hace tiempo que lo he pasado. Unos kms después como por arte de magia la niebla desaparece dando paso a unas vistas espectaculares de la sierra de Guadarrama. Resulta increíble pensar que tan solo unos metros por detrás circulaba entre penumbras mientras ahora mis sentidos se deleitan con el esplendor del paisaje.


A mi derecha el Cerro de San Pedro uno de los objetivos de la ruta.

Girando el cuello a la izquierda observo una vista espectacular del
embalse de Santillana y Manzanares el Real a las faldas de La Pedriza


Este tramo hasta Soto del Real se me hace muy ameno pese a ir solo. Es un recorrido llano sin apenas desniveles apreciables. En el cruce de la carretera hacía Cerceda recibo la llamada de Zarza, me comenta que Emilio se ha dado la vuelta, los problemas musculares han podido con él, le acompaña Jorge que por otros motivos tenía que estar en casa pronto.





Después de 40 kms llego a Soto del Real, mientras espero a Zarza, me distraigo jugando con mi regalo de cumpleaños, el garmin 705 que en el futuro me guiará por las rutas, hoy lo utilicé en fase de prueba a la espera de descargar todo el software necesario para que funcione adecuadamente. Unos minutos más tarde aparece Zarza, tras una breve parada para beber, comer y descansar un poco iniciamos la segunda parte de la ruta y la más interesante. Días atrás estuve mirando en internet las diversas formas de ascender el cerro de San Pedro.



Este alto por su peculiar ubicación, aislado con respecto a la alineación principal de la cordillera que forma la Sierra de Guadarrama le hace beneficiarse de unas maravillosas vistas a todo el valle. En esta página encontré una llamativa forma de subir. En la primera glorieta que nos encontramos giramos a la derecha, y cogemos dirección calle valle, tomando siempre de referencia  los carteles que nos vayan indicando Peña Real, Puente Real. El primer km es suave, se trata de un camino asfaltado que nos lleva hacía el alto del monte dejando atrás algunas parcelas privadas hasta pasar por debajo de un puente. A partir de aquí el camino se va adentrando en la urbanización Peña Real.







El resto del ascenso continua atravesando dicha urbanización. Nos encontramos con rampas brutales, en alguna el grado de pendiente llega al 18% de desnivel. A lo lejos veo a Zarza retorcerse encima de la bicicleta para no perder el equilibrio. Utilizando el platillo se pueden salvar con algún que otro apuro. En la parte final de la subida doblamos una curva de herradura que nos hace salir de la zona de chalets, la carretera nos conduce hasta las afueras de la urbanización donde nos espera el repecho final. El monte es coronado por unas antenas de repetición, desde donde podremos contemplar unas impresionantes vistas hoy deslucidas por la niebla.



El ascenso al cerro de san Pedro por la urbanización Peña Real
tiene la recompensa de ofrecernos unas vistas espectaculares.

La subida al cerro de San Pedro por la urbanización Peña Real es una forma bien distinta de ascender este puerto, pero muy recomendable para aquellos que disfruten cuando el terreno se empina. La calzada finaliza en un ligero descenso que enlaza con la M-625, carretera que cogemos en dirección Guadalix de la Sierra, en seguida nos encontramos descendiendo el cerro de San Pedro que luego tendremos que ascender. Se trata de una carretera con escaso tráfico, bien señalizada pero sin arcén, a nuestro paso nos vamos encontrando numerosos grupos de ciclistas. Esta es la típica subida que todo buen aficionado conoce y que nosotros tampoco queríamos perdernos.



En Guadalix de la Sierra hacemos una breve parada, lo suficiente para visitar la plaza y la iglesia del pueblo. Los amables vecinos de la localidad nos indican donde comprar unos aquarius para refrescarnos, llevamos 60 kms de ruta y aun os quedan casi 50 más, es tiempo de descansar un poco, estirar las piernas y respirar aire puro de la sierra, antes de iniciar el regreso. El ascenso al cerro de San Pedro por esta vertiente es bastante más llevadero y sencillo que la realizada por Peña Real, nos encontramos ante una subida prolongada de casi 11 kms, pero en ningún caso nos toparemos con rampas pronunciadas, el desnivel no sobrepasará nunca los dos dígitos. Sin embargo descubrimos una bonita subida que nos hace recrearnos con el entorno.










Los primeros kms de ascenso nos van alejando de Guadalix de la Sierra a través de largas recta sin demasiado desnivel,  Zarza y yo vamos a buen ritmo conversando, así se nos hace más llevadero el caminar. Después nos encontramos con tres kms más exigentes donde mi amigo se pica con un grupo de ciclistas que nos adelantan, yo mientras tanto me pongo una "marcheta" que me permite ascender el resto del puerto sin complicaciones. Al pasar por la caseta de Peones Caminero la pendiente desaparece y tenemos un km en descenso donde enlazo con Zarza, el último tramo de subida conocido con el nombre del "pedrín" tiene apenas un km pero si no se ha regulado durante el ascenso puede resultar algo incomodo.





Desde aquí tenemos un descenso de unos 5 kms hasta la localidad de Colmenar Viejo, donde volveremos a coger el carril bici del norte. Durante la bajada nos encontramos un área de descanso muy preparada y acondicionada para senderistas y domingueros, con sus zonas de juego y bancos para reposar. Más adelante observó como en el margen izquierdo de la carretera comienza un camino que discurre paralelo, nosotros decidimos no cogerlo. Ante la multitud de viandantes y nuestra elevada velocidad pensamos que lo más prudente sería continuar por la carretera. Finalizado el descenso continuamos por el carril bici dirección Madrid, restan 30 kms para terminar la ruta, los cuales realizaremos tranquilamente, rodando a buen ritmo dejandonos llevar entre la gran cantidad de ciclistas que pueblan el trayecto. Con la referencia siempre de las cuatro torres en el fondo. Sobre las 14,30 llegamos a Sanchinarro, fin de ruta, después de 104 kms, realizados en 5h 10m (tiempo encima de la bici) a una media de 20 km/h.





El carril bici del norte es una excelente opción para aquellos aficionados que entrenan rodando durante muchos kms, también es una elección interesante cuando los caminos de tierra se encuentran anegados y llenos de barro. Si queremos añadir algo de dificultad a la ruta, la ascensión al cerro de San Pedro es una alternativa bastante atractiva para los que disfrutan cuando la carretera se pone cuesta arriba. Una mañana que comenzaba entre nieblas y bajas temperaturas terminó convirtiéndose en un espectacular día de ciclismo del bueno, acompañado por mis amigos, lastima que Jorge y Emilio "Remo" no pudieran completar el trazado, solo Zarza y yo pudimos terminar con satisfacción el recorrido diseñado.


PERFIL DE LA RUTA:

TRAK DE LA RUTA: