Ciclismo, naturaleza, fotografía.

CICLISMO, NATURALEZA, FOTOGRAFÍA, MTB, RUTAS.

viernes, 6 de septiembre de 2013

ORBEA AQUA TTG modelo 2012.

Tenía ganas de presentar en sociedad mi flaca, la Orbea Aqua TTG del año 2012. Una bici con la que estoy encantado y con la que estoy disfrutando de verdad. Inmiscuirme en el mundo del ciclismo a través de esta bicicleta ha sido todo un acierto. Una bici que destaca por su cómoda geometría, ideal para principiantes que se inician y por llevar unos componentes de calidad.





Solo puedo hablar bien de este año y medio que llevo montando en mi flaca por las carreteras de Madrid y sus alrededores. Ha sido una experiencia muy positiva para mi, simultanear el mtb y la carretera me ha permitido mejorar mucho el aspecto físico y disfrutar mucho más de la bicicleta en general. No es lo mismo discurrir por asfalto con una bicicleta de carretera que con una de montaña. Para mi el cambio ha sido brutal, las flacas son bicicletas diseñas y construidas para sacar todo su rendimiento sobre asfalto, lugar donde evidentemente podemos disfrutar a tope de la Orbea Aqua.




Esta bicicleta destaca a simple vista por su espectacular estética, con una combinación de colores azul y blanco que la hacen muy llamativa. La marca ofrecía otras opciones, pero particularmente a mi me pareció la más bonita esta composición. La gama Aqua es en Orbea el primer escalón que nos encontramos a la hora de elegir bicicleta de carretera. Su cuadro de aluminio es sorprendentemente ligero y muy rígido. La potencia de la pedalada se transmite de forma impecable haciendo volar esta máquina. La talla 51 sería la ideal para una persona de estatura entre 1.70 y 1,75, como es en mi caso. Aun así al principio tuve que realizar algunos ajustes para encontrarme realmente cómodo. Sustituí la tija original, que aparentemente parece de carbono, pero no lo es, por otra sin retroceso y cambie también la potencia por una más corta reduciendo la distancia longitudinal, de sillín a manillar bastante, con esto conseguí una adaptación perfecta.




En lo que se refiere a componentes, la Orbea Aqua TTG apuesta por la marca Shimano para equiparla. Bielas, manetas, desviador y piñonera Tiagra. El cambio es el famoso e infalible 105 que tan buenos resultados ha dado siempre. Comentar que en mi caso desde que tengo la bici aun no he tenido ningún desajuste en ninguna pieza. Todo funciona a la perfección, se trata de componentes de gama media pero de alta calidad que cumplen de sobra. Aunque también existe la opción, sobre todo en este tipo de bicicletas de iniciación, de incorporar transmisión de tres platos. Pero yo en mi caso opté por una transmisión de 20 velocidades con un plato compact de 50x34 y una piñonera de 12-28. Considero que los tres platos son completamente innecesarios.







Con estos desarrollos he sido capaz de subir rampas de hasta un 18%. Al principio pensé que con esta multiplicación me quedaría corto a la hora de afrontar puertos de primera categoría estilo Morcuera o Navacerrada, pero con el tiempo, la adaptación a la bici y una preparación física adecuada me he dado cuenta que es suficiente para afrontar con garantías cualquier pendiente. Por otro lado, es una gozada meter el plato grande y engranar los piñones más pequeños para lanzar a muerte la bici. Da la sensación de ir sola, con muy poco impulso se puede ir muy rápido, es fácil ir a más de 30 km/h sin esforzarse mucho y subiendo pendientes del 9% o 10% es muy difícil ir a menos de 10 km/h. Es una bicicleta que incita a ir rápido, a levantarse de la bici e incrementar la velocidad. Es muy sencillo hacerla bailar y mantener velocidades altas de crucero.




Las ruedas que monta son unas Shimano R500, con bujes de la misma marca. Esta claro que no son las más ligeras del mercado, pero a mi entender cumplen de maravilla con un compromiso de ligereza y rigidez realmente admirable. Esta misma rueda la llevan otras bicicletas de gama más alta, lo cual es todo un lujo para este tipo de series. Estéticamente bonita, con pocos radios va montada con una cubierta algo gruesa, una vittoria zafiro que quizás le resten algo de velocidad punta con respecto a otras cubiertas algo más finas. Por contra, decir que nunca he pinchado con ella, un punto muy favorable que valoro mucho. Aun no se lo que es cambiar una cubierta en esta bicicleta y ni siquiera llevo liquido anti pinchazos, ni ningún otro sistema para evitarlos. Horquilla de carbono que sin embargo no puede disimilar las irregularidades del terreno. Este es uno de los aspectos negativos de la bici. Las imperfecciones del asfalto, como grietas , baches, resaltos o badenes se transmiten en seguida al ciclista. No traga nada. Si circulamos por carreteras con asfalto rugoso y agrietado lo pasaremos mal.




Los puentes de los frenos y los propios frenos son de la marca Orbea. Evidentemente este elemento en una bicicleta de carretera no es tan importante como en una bici de MTB, aquí de lo que se trata es de ir rápido, solo en momentos puntuales accionaremos el freno de forma brusca para detenernos ante algún posible peligro. Tienen un funcionamiento suave y progresivo que nos permitirán ir deteniéndonos poco a poco en descensos prolongados. El sillín es uno de los elementos con los que me encuentro más satisfecho. Un Selle Italia X1 Flow, con abertura central, antiprostatico. Muy cómodo y funcional. Puedo tirarme muchas horas encima de la bici sin molestias y circular durante muchos kms cuesta arriba sin adormecimiento de la zona del perineo. Los pedales de serie que incorpora son los Look Keo Easy, fáciles y sencillos de acoplar y desacoplar.




En ruta la Orbea Aqua TTG tiene un comportamiento más que digno, sus escasos 9 kilos la hacen destacar como una de las bicicletas de carretera más ligeras con cuadro de aluminio, que además esta garantizado de por vida, ofreciendo ligereza y rigidez por encima de sus competidoras. Además como siempre Orbea dispone para sus clientes diversos montajes a elegir y más posibilidades y opciones tanto de colores como de equipamiento. Quizás en un futuro pueda tener la suerte de ser un poseedor de un estupendo cuadro de carbono, aunque por el momento me tendré que conformar con mi Aqua, la cual hasta el momento solo me ha dado satisfacciones y buenos momentos.




Mi bici no solo me ha conquistado a mi, también a superado con notable alto las subidas a los puertos más importantes de la sierra madrileña. Morcuera, Canencia, Navacerrada, Cotos, Navafria, y otros tantos. Pero además este año me atreví a competir en alguna marcha cicloturista de importancia como la de Alberto Contador o La bota, estando a la altura de las circunstancias. Una bici con la que espero compartir muchos más momentos inolvidables, mi fiel compañera de entrenamiento por asfalto. Una Orbea pensada para todos aquellos que se quieren iniciar en el mundo del ciclismo sin gastarse una pasta.

5 comentarios:

  1. Genial David, me alegro que estés contento con tu bici, que te siga dando muchas alegrías y que la disfrutes con colmo.

    Tan sólo lo que digo siempre, ...cuidado en la carretera, el tráfico me da pánico, tanto que me bloquea e impide que disfrute más de mi flaca.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Parece una estupenda bici. La mía de Lapierre es parecida, también de iniciación, la compré hace poco aunque por ahora no tengo buenas sensaciones con ella, pues en las pocas salidas que he hecho siempre he vuelto con dolor en la fosa del codo de ambos brazos, aún me duelen de la salida de ayer de tan solo 76km. Quizá lo que debería hacer es algo parecido a lo que tu explicas, acercar el sillín al manillar para ir un poco más erguido. Hablas de una tija sin retroceso, el sillín ya sabemos que se puede mover hacia delante o hacia atrás, ¿pero la tija?, ¿qué es una tija sin retroceso?, he intentado buscar en Google pero no encuentro una explicación clara.

    Muchas gracias, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Biker TB, es posible que la bici te quede algo larga. ¿Es una audacio, o una sensium?. Las Lapierre suelen ser bastante largas de tubo horizontal. Por ejemplo: una talla 49 de lapierre equivale a una 51 de Orbea. Al tema: Como norma las tijas de MTB son casi todas sin retroceso, pero al contrario las de carretera tienen retroceso, es decir, el final de la tija donde apoya el sillín es un apendice retrasado con respecto al tubo apenas unos 2 o 3 centímetros, pero se nota. Cambiando la tija por una sin retroceso, moviendo el sillín un poco hacía adelante y sustituyendo la potencia por una un pelin más corta, puedes solucionar el tema. Seguro que así iras más cómodo, porque me da la impresión que ni siquiera eres capaz de alcanzar el manillar por los agarres de abajo. ¿me equivoco?.

      Muy importante ir cómodo en una bici de carretera, porque en teoría están destinadas a pasar mucho tiempo encima de ellas, muchos kilómetros. Yo voy de lujo, aunque estuve varias rutas ajustándola.

      Un saludo. David.

      Eliminar
    2. Qué ojo tienes amigo. Pues sí, has acertado, mi bici es una Sensium 300, blanca y azul, casi tan bonita como la tuya. La talla es la 49, como pones en el ejemplo, que en teoría es mi tamaño, pero si equivale a la 51, entonces como dices la bici me queda un poco larga. Alcanzar los agarres curvos si podría pero me es realmente incómodo y no lo hago. En un principio este problema lo achacaba a que soy un completo novato con la flaca y que sería cuestión de tiempo para hacerme a la geometría, pero va a ser que para empezar tengo que disminuir la distancia sillín-manillar para arreglar el asunto de la talla.

      Ya entiendo lo de la tija sin retroceso, y creo que la de mi bici es de esas, la cambiaré, así como la potencia por otra más corta.

      Muchas gracias por tu respuesta, no hay como preguntar a los que saben.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Hola David, pues resulta que me ofrecen una igual que la tuya, en talla 51, cuánto mides de estatura y de pernera. Gracias y saludos.

    ResponderEliminar